Los “antojos” de las mujeres embarazadas


Durante el periodo de gestación, las mujeres embarazadas atraviesan por numerosos cambios, no sólo físicos sino también hormonales y psicológicos. De hecho, en la primera etapa del embarazo, muchas veces no saben si ingieren alimentos por necesidad o por antojo, actos entre los que existe una gran diferencia, y reconocerlos es muy importante.

Lo cierto es que cualquier persona puede experimentar repentinas ganas de comer algo en particular, con lo cual se demuestra que los “antojos” no son exclusivos de las embarazadas, aunque es frecuente, probablemente debido a que algunas mujeres solo logran ocupar el centro de la atracción durante sus embarazos.

Durante el embarazo no solamente aparecen los antojos relacionados con deseos imperiosos de ingerir alimentos, sino también los vinculados con los sentimientos, los que están asociados con los cambios hormonales que modifican las conductas emocionales de la mujer.

Con cierta frecuencia, la futura mamá experimenta cambios en sus gustos por la comida que serán transitorios, y que se relacionan con variaciones de la sensibilidad gustativa, hasta tal punto que puede encontrar desagradable el sabor u olor de algunos alimentos que solía adorar comer antes del embarazo, como las grasas, los alimentos fritos, el café, entre otros.

También sucede que muchas comidas que no eran del agrado de la embarazada, se transforman en el mejor y más rico alimento, llegando a aflorar el deseo de comerlos en cualquier momento.

Las apetencias acentuadas no tienen la menor importancia, siempre y cuando no afecten a la buena alimentación durante la gestación. El peligro de estos “antojos”, radica en la posibilidad de comer demasiado y aumentar desproporcionadamente de peso. El riesgo del antojo, entonces, es que pueda conducir a una desequilibrada nutrición y afectar la salud del recién nacido.

En consecuencia para soslayar dificultades que pueden ser evitables durante el embarazo, se recomienda lo siguiente:

• Recordar que algunas veces, lo que usted mas desea comer podría no ser lo más nutritivo durante el embarazo, para usted y para el bebé. Necesita constar con el apoyo de la pareja, para no caer en tentaciones dañinas, siendo ese apoyo la mejor forma de demostrar amor y comprensión Por parte del futuro padre.

• Si se le antoja un chocolate, algún dulce o pastel, ingerir una pequeña porción es suficiente. No es necesario acabar con todo lo que nos ofrezcan ya que tienen un alto valor calórico. “Ojo con este antojo”.

• No comer cuando esta mirando la televisión o si está trabajando en la computadora. Puede perder la cuenta de lo que ha ingerido y podría estar comiendo en exceso.

• Cuando sienta que caerá en la tentación, es recomendable estar activa para que no tener tiempo para pensar en comida que casi siempre no es la menos nutritiva.

• No salir a comprar alimentos cuando siente hambre para, de ese modo, evitar comprar los productos de antojo, los que en su mayoría no suelen ser los más sanos.

Luis Rodríguez, Medico Diplomado en Medicina Familiar en la República Dominicana, Actualmente trabaja en Prevención de VIH/SIDA Para el Spanish Community Center-Shore AHEC en Atlantic City.


Publicado en el periódico: "Nuestra Comunidad del Sur de New Jersey" Viernes 4 de Enero de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada